EL CAPITOLIO. 19 de abril de 2018.  – “Los puntos del plan fiscal de la Junta de Control que se publican en varios medios del país podrían resumirse en la siguiente estrofa de la canción Fiesta de Joan Manuel Serrat: …Y con la resaca a cuestas vuelve el pobre a su pobreza, vuelve el rico a su riqueza…”. Así reaccionó el Portavoz senatorial del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP), Juan Dalmau Ramírez, al tiempo que aseguró que el plan propuesto en lugar de resolver la crisis fiscal y económica que sufre el país lo que hará es agudizarla.
“Es inaceptable un plan que reitera su insistencia en continuar penalizando a la clase trabajadora, que condena a la pobreza a nuestros jubilados, que propone el recorte de fondos en áreas de fundamental importancia para la sociedad como salud, educación y seguridad; mientras  exige que se le otorguen decretos contributivos a millonarios del extranjero para que vengan aquí enriquecerse aún más, y requieren desregular los proceso de construcción para que impere la ley de la jungla. No hay una sola propuesta que le imponga una mayor responsabilidad contributiva a los que más tienen, a las multimillonarias corporaciones foráneas. No hay un solo punto que podamos interpretarlo como un esfuerzo concreto para hacer del país uno más competitivo, que promueva el fortalecimiento de nuestras industrias, comercios o agricultura, y nos conduzca en una ruta de desarrollo económico sostenible. La receta que están proponiendo es la misma que nos ha traído a donde estamos y que condena aún más a los sectores más vulnerables a la pobreza”, sentenció el legislador independentista.
El senador Dalmau Ramírez emplazó a la mayoría legislativa en la Cámara de Representante y al Gobernador a darle paso a la Resolución Conjunta del Senado 215, de su autoría y aprobada unánimemente el Senado, para hacer frente a las arbitrariedades y abusos de la Junta de Control Fiscal. “¿Qué es lo que están esperando para darnos a respetar? Si a alguien se le debe quitar el dinero es a la JCF. Que no se destine ni un solo centavo de fondos públicos para financiar un organismo que, además de ser antidemocrático e indignantemente impuesto, desde el día uno lo que ha hecho es atropellar al pueblo puertorriqueño con sus propuestas”, concluyó el líder pipiolo.