­

Legisladores independentistas no apoyan el cierre de escuelas

Presentaron un proyecto que busca establecer el máximo de estudiantes por salón en los planteles educativos

domingo, 8 de abril de 2018 – 2:26 PM

Legisladores independentistas no apoyan el cierre de escuelas (horizontal-x3)
Acompañados por los líderes magisteriales Eva Ayala y Emilio Nieves, los legisladores presentaron el proyecto del Senado 875 que busca establecer un máximo de estudiantes por salón en las escuelas públicas. (Suministrada)

Los legisladores independentistas Juan Dalmau y Denis Márquez dijeron hoy que mantienen una postura que es invariable: no apoyan el cierre de ninguna escuelapública.

A esos efectos, presentaron un puñado de iniciativas que impedirían el cierre de 283 escuelas, anunciado por el Departamento de Educación.

Acompañados por los líderes magisteriales Eva Ayala y Emilio Nieves, así como padres y maestros de la escuela elemental Fairview, de Trujillo Alto, los legisladores presentaron el proyecto del Senado 875 que busca establecer un máximo de estudiantes por salón en las escuelas públicas.

“Este proyecto está dirigido a que precisamente se adopte una política pública que se ajuste a lo que puede ser una disminución de estudiantes dentro del sistema escolar, pero que abre la puerta a adoptar a un sistema educativo de mayor calidad estableciendo topes sobre la cantidad de estudiantes por salón de clases”, destacó Dalmau.

 

Explicó que, si el argumento, como lo ha expresado el gobernador Ricardo Rosselló, para el cierre de escuelas es la baja poblacional, este escenario provee la oportunidad para dejar las escuelas abiertas y, en cambio, establecer una enseñanza más personalizada entre maestro estudiante.

Dalmau destacó que como a la presente administración de gobierno “le encanta mirar hacia el norte, hacia los Estados Unidos, como el modelo a emular en sus acciones de política pública”, ya hay 36 estados que adoptaron como política pública, por ley, que haya entre 16 a 19 por cada salón.

“Recientemente el Departamento de Educación en Puerto Rico divulgó una lista de sus 10 escuelas con mayor aprovechamiento académico y la cantidad de estudiantes fluctúan entre 14 estudiantes por cada maestro, en algunos casos 17 estudiantes por cada maestro”, dijo para de inmediato comparar estos hallazgos con la realidad actual en la mayoría de las escuelas que, en cada salón, hay más de 30 alumnos.

“Eso es contrario a cualquier modelo de aprovechamiento y crecimiento académico. Diluye el impacto del maestro en su trato individualizado con los estudiantes y nos hace la oportunidad, debido precisamente a la disminución de estudiantes a que reduzca la cantidad y haya un criterio uniforme”, afirmó Dalmau no sin antes citar las expresiones del gobernador la pasada semana en las que dice que el cierre de escuelas no obedece a criterios económicos.

Con la medida de Dalmau se establecería que para los grados de pre kínder a tercero habría un máximo de 18 estudiantes. Para los grados de cuarto a sexto serían 20 estudiantes. Para los grados de séptimo a noveno serían 22 estudiantes y de décimo a duodécimo de 24 estudiantes.

“Esto garantiza que no se cierren escuelas, sino que por el contrario se utilicen esas estructuras escolares existentes para precisamente ajustar la composición estudiantil en cada clase a lo que son los desarrollados progresistas y de avanzada con respecto a la educación en el mundo entero”, aseveró.

Por su parte, Márquez dijo que con el anuncio del cierre de escuelas es más pertinente la iniciativa que presentó desde el año pasado para interpelar a la secretaria de Educación, Julia Keleher.

“Llegó el momento para que la mayoría parlamentaria dé paso a mi iniciativa para interpelar a la secretaria”, dijo.

Afirmó que no hubo “ningún tipo de comunicación” con los padres, maestros y alcaldes para consultarles previo a anunciar el cierre de escuelas. Dijo que desde la semana pasada ha recibido múltiples llamadas a su oficina legislativa de padres y maestros que no entienden por qué se cerrarán sus respectivas escuelas. Por eso, impulsa el proyecto 1524 para que previo a cualquier cierre de escuelas, se escuchen las comunidades.

De hecho, los miembros de la comunidad escolar de Fairview indicaron que nadie les consultó sobre el cierre del aula. Roberto Paniagua, padre de uno de los estudiantes de plantel, cuestionó cómo cerrarían la escuela si no cumple con ninguno de los criterios para ello.

“¿Cómo una escuela con 220 estudiantes y una lista de espera de 150 tiene una baja en matrícula?”, preguntó.

Asimismo, dijo que no puede haber un problema de seguridad cuando la escuela está dentro de una urbanización con acceso controlado. Además, cuenta con el programa Montesori.

Tanto Dalmau como Márquez atribuyeron el anunciado cierre de escuelas a la intención del gobierno de favorecer la implantación de las escuelas chárter.

“No les es conveniente a los mercaderes de la educación, que quieren comprar las escuelas charter que sean escuelas de 150, 300 estudiantes con menos estudiantes por clase porque eso no le representa negocios a ellos. Así que la perversidad detrás de la propuesta de la secretaria de Educación y del gobernador de Puerto Rico nada tiene que ver con criterios económicos, fiscales, de mejoramiento económico. Lo que tiene que ver es a montón por chavo. Le resulta más fácil vender las escuelas con respecto al modelo chárter. Si tienen las escuelas llenas de estudiantes, no importa la mala educación que puedan recibir”, sentenció Dalmau.