EL CAPITOLIO. 23 de abril de 2019.  –Justo en la vista pública en la que se discutía hoy la designación del militar Elmer Román González para dirigir el Departamento de Seguridad Pública,  el portavoz senatorial del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP), Juan Dalmau Ramírez, le dejó saber de frente al funcionario su rechazo al tronar en contra de su nombramiento.

El legislador independentista manifestó en declaraciones escritas posteriores a la vista que su oposición a la designación del Sr. Román se fundamenta en su repudio a que se continúe importando gente para dirigir agencias en el país, “y para colmo militares para manejo de seguridad, en claro menosprecio e insulto a los muchos funcionarios capaces y comprometidos en Puerto Rico que conocen mejor que cualquiera de afuera la idiosincrasia del grave problema de criminalidad que arropa al país”.

“Las motivaciones de mi oposición son la existencia de una de estructura supra burocrática  que desmoviliza los componentes que están bajo esa sombrilla, que ha demostrado ser totalmente ineficaz y,  como ya dije, el que se repita la idea de que mientras más estrellas en el hombro del uniforme militar lleve el designado y de más lejos venga, mayor la garantía de seguridad en el país. Me parece que esa es una ruta que aquí ha fracasado y que no estoy dispuesto a apoyar”, subrayó Juan Dalmau.

Dalmau Ramírez recordó que la designación de agentes federales o militares al cargo no ha demostrado que estos sean la solución a los problemas de criminalidad de la Isla. Como ejemplo, mencionó el mandato de José Figueroa Sancha y el del saliente Héctor Pesquera, así como el breve interinato de James Tuller.

“El aumento dramático en los asesinatos, la ausencia de seguridad en el país, el atropello, abandono  y trato injusto a la Policía de Puerto Rico por parte de distintas administraciones, imponen sobre el Senado la urgencia y obligación de ejercer con más rigurosidad nuestra función ministerial de consejo y consentimiento. Desde ya advierto que avalar nuevamente el nombramiento de otro de afuera, totalmente ajeno a la realidad del país y a lo que sucede en la Policía, con la misma visión paramilitar fracasada, sería un gravísimo error que repercutirá gravemente en el pueblo”, sentenció Dalmau.

El hecho de que se resaltarán como las principales virtudes de Elmer Román su carrera en el Departamento de la Defensa y su vínculo a la Marina de los Estados Unidos abonan a las razones del líder pipiolo para oponerse a su nombramiento. “Quien dirija la seguridad del país debe ser una persona con una visión de la Policía comunitaria y de prevención. La idea del policía militar es una de intervención directa y declaración de guerra. Lejos de la función civil de traer serenidad y paz. Por eso la American Civil Liberty Union, así como el propio monitor federal, tuvo enfrentamientos con el anterior Secretario de Seguridad pública  debido a su visión de azotar primero, y preguntar después.   Ese no debe ser el rol de la Policía. Esta visión es peligrosa para el Policía y para el ciudadano”, concluyó.