Capitolio. 12  de febrero de 2020. – El Portavoz senatorial del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP), Juan Dalmau Ramírez, radicó el Proyecto del Senado 1487, con el objetivo de que toda entidad contratada para ofrecer beneficios de salud en Puerto Rico incluya, dentro de su cubierta especial, el uso terapéutico de un monitor continuo de glucosa (MCG) para pacientes diagnosticados con diabetes tipo 1.

“Una de las preocupaciones más grandes que tienen los padres de niños con diabetes y adultos con diabetes tipo 1 es la hipoglucemia nocturna.  Muchos padres se desvelan pendientes de las glucosas de sus hijos con diabetes.  Se les hace muy difícil dormir tranquilos con el temor de que la azúcar baje en medio de la noche y el paciente no se dé cuenta. Gracias a los avances tecnológicos, se han creado sistemas que ayudan a los pacientes y padres de menores con diabetes a obtener información de los niveles de azúcar en sangre que antes era muy difícil obtener de la manera tradicional. A tales efectos, he sometido esta medida con el fin de disponer que todo asegurador y organizaciones de servicios de salud, planes de seguros que brinden servicios en Puerto Rico y cualquier otra entidad contratada para ofrecer beneficios de salud en Puerto Rico incluyan, dentro de su cubierta especial, el uso terapéutico de un monitor continuo de glucosa (MCG) para pacientes diagnosticados con diabetes mellitus tipo 1”, puntualizó el legislador independentista.

Estos aparatos ofrecen una imagen completa de los niveles de glucosa, lo cual permite que se puedan realizar decisiones más adecuadas para el tratamiento y un control eficaz de la glucosa. A diferencia de un glucómetro, que sólo proporciona un instante del nivel de glucosa, los monitores continuos de glucosa miden constantemente los valores de glucosa a través de un sensor que se inserta bajo la piel.

“Es imperativo aprobar esta medida para ofrecer a los pacientes diabéticos en Puerto Rico, en especial los que padecen del tipo 1, la oportunidad de tener mejor calidad de vida y minimizar los riesgos de desarrollar otras complicaciones”, sentenció el senador Juan Dalmau Ramírez.

 

El P. del S 1487 se une a otra medida del Portavoz senatorial de PIP, el P. del S 660, que designa al Centro de Investigaciones, Educación y Servicios Médicos para la Diabetes como el organismo responsable de ejecutar la política pública en relación con la planificación, organización, operación y administración de los servicios de investigación, orientación, prevención y tratamientos para la obesidad que han de ser rendidos en Puerto Rico. Esta medida fue aprobada hace meses de forma unánime en el Senado y aún se encuentra a la espera de que la Cámara de Representantes la atienda.