Capitolio, Puerto Rico. 6 de mayo de 2019 .- El Senado de Puerto Rico aprobó hoy un primer informe parcial que da cuenta de la investigación que realiza la comisión de Hacienda de dicho Cuerpo, a la luz de la Resolución del Senado 5, de la autoría del Portavoz del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP), Juan Dalmau, sobre la efectividad de los decretos de exención contributiva concedidos a empresas que se acogen a los beneficios de la Ley de Incentivos Económicos para el Desarrollo de Puerto Rico.

“Esta investigación del Senado, confirma nuestras sospechas, que la política de decretos de exención está por la libre. La investigación, hasta el momento, ha destapado que las agencias obligadas por ley a rendir cuenta a la Asamblea Legislativa no han sometido desde el año 2014 los informes anuales correspondientes, ni tampoco han hecho evaluación alguna sobre los informes previos al 2014 en cuanto a si las empresas que se han acogido a estos beneficios están cumpliendo con las condiciones impuestas por los decretos de exención. Es decir, si crean los empleos y estimulan la economía a cambio de la exención otorgada”, puntualizó el Senador Juan Dalmau.

“¿Cómo es posible que en momentos que se evalúa un Código de Incentivos no tengamos información certera y disponible sobre los resultados de los decretos de exención otorgados? Estamos legislando política pública a ciegas”, sentenció el legislador independentista.

Para el  Portavoz senatorial del PIP,  “ante la nebulosidad y falta de transparencia que provoca el incumplimiento gubernamental con la Sección 15 de la Ley 73-2008 sobre la radicación de informes anuales,  ante la ausencia de un análisis sobre la efectividad o beneficios para el país de la inversión del gobierno en esta política de decretos de exención, y ante la falta de explicaciones sobre  el proceso de otorgación de las exenciones, es necesario exigir cuentas para que el país conozca, si las exenciones otorgadas se justifican por el bien de los empleos o desarrollo económico, o si se trata de un beneficio corporativo cuyo único resultado es enriquecer aún más a estos mogules extranjeros multimillonarios,  a costa de un mayor empobrecimiento de los puertorriqueños”, concluyó Juan Dalmau.