San Juan, Puerto Rico. 28 de octubre de 2019. – “Resulta contradictorio, por no decir vergonzoso y preocupante que una empresa como LifeLink invierta tiempo y esfuerzos en una campaña de desinformación y mentiras sobre el Proyecto del Senado 1186 de donación de órganos y tejidos. Si fuera cierto que LifeLink tiene un compromiso con aumentar la donación de órganos, que piensa y ha manifestado que hay un déficit de órganos y tejidos para ser trasplantados y que cree que las personas tengan la última palabra al momento de decidir ser donantes de órganos, no existe razón válida para oponerse a este proyecto. A no ser, claro está, que la verdadera razón de su oposición a la medida, y espero que no lo sea, fuese su obstinado deseo en mantener un acaparamiento del mercado de la donación de órganos con una visión lucrativa en lugar de una visión salubrista y de protección de vidas”. Así reaccionó el portavoz senatorial del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP), Juan Dalamu Ramírez, autor de la medida, a las expresiones de LifeLink en oposición al proyecto.

“El Proyecto del Senado 1186 busca establecer una política pública donde toda persona mayor de 21 años sea potencialmente un donante de órganos y tejidos para salvar y garantizar la calidad de vida de personas cuyas necesidades médicas requieren un trasplante de órganos y tejidos.  La medida no obliga a que las personas sean donantes de órganos. Como cuestión de hecho, el proyecto reconoce la autoridad y derecho de toda persona  a autodeterminarse sobre su cuerpo, la manera en que quiere o no quiere ser donante de órganos, dispone múltiples instancias mediante las cuales las personas pueden manifestar que no quieren ser donantes de órganos, entre ellos, una declaración escrita,  mediante testamento, al momento de tramitar su licencia de conducir,  mediante una comunicación por Internet, entre otros. Incluso, si una persona nunca ha hecho la declaración y fallece, su familia puede determinar que no sea donante de órganos”, puntualizó el legisldor independentista.

El senador Dalmau Ramírez, además, anticipó que mañana martes llegará a Puerto Rico el Dr. Carlo Bosques, quien es parte del grupo de médicos Clinicians for Progressive Care de Johns Hopkins, NYU,  para participar de una serie de encuentros y para orientar sobre la importancia de adoptar una política pública como la que contiene el Proyecto del Senado 1186. “El Dr. Bosques es parte de un esfuerzo de múltiples profesionales y y activistas que se han sumado al reclamo de que el proyecto sea aprobado.” 

El P del S 1186 goza del apoyo, entre otros, de Sorimar Betancourt, presidenta de la Fundación Stefano Steenbakkers Bentancourt y de Carlos Negrón, padre de Karla Michelle, la última jóven víctima de una bala perdida, cuyos órganos fueron donados a petición de su familia.